Ya sabes cómo acabará esto …

Ayer quedé con un querido amigo para tomar café. Hace meses que no nos veíamos, pero eso con los amigos no importa, claro.

Él comenzó haciendo voluntariado en India durante sus vacaciones. Un buen día se decidió y fundó una pequeña ONG, que cada vez hace más y más cosas. A veces bromea y me dice que yo tengo la culpa. Pero él ya daba de comer a gente sin hogar cuando yo dormía en suites.

Me contó novedades, y es todo bello. Le brillaban los ojos, me lo contaba humilde pero feliz. Me regaló dos folletitos nuevos de su ONG. Uno lo he puesto en mi altar, para que le llegue mi luz. El otro, buscaré a alguien que pueda ayudar a mi amigo y se lo entregaré.

Se vuelve ahora para allá un par de meses … va cada vez más frecuentemente.

Al final, con voz queda me confesó: “estoy buscando un pequeño trabajo allí, el mío aquí lo puedo hacer a distancia. Juntándolo todo puedo financiarme y me sobra para mi ONG”.

“Ya sabes cómo acabará esto, ¿verdad?”, le dije

“Si, pero prefiero llenar mi vida de sentido que simplemente vivirla”. Y nos dimos un abrazo.

“Cuando te das, no hay límite porque la necesidad es inacabable. Ve pensando cual es tu límite, porque otros querrán ponértelo … familia, amigos, parejas … así que cuando llegue la ocasión mejor que lo sepas para ser tú quien lo ponga”.

“Ya está pasando”, me dijo con voz queda y pensativa. Pero en sus ojos leí que ya sabía la respuesta, lo que le costaba es encontrar la forma de darla. Los que tienen el alma encendida por el amor a los que sufren, se duelen terriblemente de causar sufrimiento.

Pero él sabe que su vida es suya y cual es su misión en ella. Y yo sé que la cosa más valiosa que me pasó ayer, un día lleno de magníficas reuniones, fué tomarme ese café con mi amigo.

One Response to “Ya sabes cómo acabará esto …”

  1. Maria-Stella Responder

    Yo no tomo cafe, pero ojala y un dia nos tomaramos un helado juntos y te contara una historia similar y poder decir tambien que en cierta forma tendras culpa por haber inspirado algun momento de este camino mio en que una vez de regreso a mi misma, el dar(se) ya no es una opcion, ni un acto heroico, sino mas bien una necesidad profunda y la unica manera de vivir. Y entonces ese helado podria ser lo mejor que nos pasara esa tarde. Gracias por la luz!
    Marie

Deja un comentario