Pequeños cuentos de Shunsuke: 2

Nizen se acercó al gran árbol, donde solía meditar durante horas el sabio
Shunsuke. Le preguntó:

- Maestro ¿qué actitud es necesaria para aprender de las adversidades? [private]

- Por una montaña ascendían tres personas: un cobarde, un ciego y un valeroso, y se les aproximaba una tormenta para la que no estaban preparados ni llevaban protección. El cobarde, al verla, se asustó y empezó a lamentarse y a echarle la culpa de la situación a sus compañeros, empezando a actuar con nerviosismo sin ton ni son. El ciego, que era de los que no quería ver, sostenía optimista que no les alcanzaría y que si lo hacía no les pasaría nada. El valeroso, no lo era por enfrentarse a las dificultades menospreciando el peligro, sino que las miraba de frente sin perder la cabeza, aprendiendo de sus errores y aciertos las lecciones necesarias, así que miró a sus compañeros y les dijo: “amigos, ni perdamos el control, ni nos culpemos unos a otros, ni pretendamos que la tormenta no existe. Debemos aprender que la próxima vez que salgamos a la montaña hemos de mirar la predicción del tiempo y en todo caso traer ropa impermeable. Y ahora dejemos de subir, porque si la tormenta descarga sobre
nosotros en la cima corremos peligro de morir por un rayo, así que bajemos y busquemos refugio a salvo”. Ante la adversidad, Nizen, la actitud adecuada es la suma de calma, autocrítica, inteligencia, valentía y acción.

[/private]

Deja un comentario

Debes identificarte para publicar un comentario.