¡¿Cómo que no puedo?!

Hasta que de verdad no creas que puedes, no vas a poder.

Hasta que no sientas que eres no vas a ser.

Y hasta que no te atrevas no vas a estar en el camino.

Cuanto antes empieces, mejor, porque, además, lo vas a disfrutar cada vez más … ah, cada vez que alguien te diga que no puedes, no eres o no te atrevas, envíalo a hacer puñetas ;)

Hay un viejo chiste corto que dice así: “a los 10 años me di cuenta de que no me llamaba “Cállate”“. ¿Cómo educamos a nuestros niños? ¿Con qué frecuencia les decimos cosas tajantes y negativas como “no puedes”, “cállate”, “eres malo” y tantas otras? Uf, ni qué decir tiene todo aquello del “hombre del saco”, del “cuarto oscuro” o del “te llevará la bruja si no comes las espinacas”.

¿Les decimos que no pueden porque pensamos que no pueden, o porque nos da pereza o miedo que se dañen y tener que asistirlos? ¿Proyectamos nuestros miedos, nuestro temor a perder o a dolernos, en los niños? A ellos no les importa probar. Les trae sin cuidado hacerse daño, pues lloran y se levantan, tirando adelante de nuevo y repitiendo hasta aprender.

Así aprenden a andar, a ir en bicicleta, a nadar o a hablar. ¿Has experimentado alguna vez cuan difícil le resulta a un adulto comparado con un niño el aprender a nadar, a ir en bici o a hablar un idioma? ¿Por qué? Porque tenemos miedo.

Aquí, alguien temeroso sin querer reconocerlo me dirá “si, hombre, les dejamos que se rompan la cabeza, ¿no?”. Si piensas así, envíame un email y te hago llegar un escrito que me envió mi madre hace poco recordándome que nosotros no teníamos tantas medidas de protección y aquí estamos, tan campantes.

¿Es “educar” el convertir a los niños en adultos temerosos? A ciertos poderes les viene muy bien la gente temerosa. Y la gente uniforme. “La globalización”.

Dime qué tipo de niños estamos ayudando a crecer y te diré qué tipo de adultos y de sociedad vamos a obtener.

Justo cuando se están formando, cuando lo absorben todo, cuando son más indefensos ante los estímulos exteriores, es cuando más cuidado debemos emplear en usar lenguaje estimulante y positivo. “Educar” es dar las herramientas necesarias para que uno pueda ser libre. Y ser libre es tomar las propias decisiones con plenitud y ser responsable y consecuente con ellas.

Hay gente a los que les interesa una sociedad “no libre” y “no responsable”. Justo lo contrario de lo que nos interesa a nosotros como individuos.

Corre por ahí un escrito, que mi madre me envió con cariño hace poco, que viene a decir que cuando nosotros éramos niños corríamos muchos más “riesgos” y teníamos muchas menos “protecciones”, y que aquí estamos

Por eso, es un acto de amor y de responsabilidad preguntarse “por qué, en realidad, le digo esto” antes de decir “no” a un niño. Educar con amor a nuestros niños puede ser también, a veces, tragarnos nuestros propios miedos y perezas y decir “si, atrévete, sí, SE”.

One Response to “¡¿Cómo que no puedo?!”

  1. Anna Responder

    Fantastico pensamiento. Si la humanidad hubiera crecido con este pensamiento, se habría avanzado mucho más.
    Los miedos, inseguridades son nuestros propios enemigos. Durante muchos años vivi con ese miedo o con ese pensamiento transmitido: “no serás capaz” “tu no vales para eso” “no me merezco algo tan bueno”

    Hoy puedo decir que he vencido muchos de esos miedos Me siento libre y capaz de realizar cualquier cosa que me proponga en el ámbito que sea. Eso sí, primero he tenido que “conocerme” para ver hasta donde puedo llegar…Y creedme se puede llegar muy lejos.

    ¡No vivimos los suficientes años como para llegar a conseguir todo lo que somos capaces de hacer!.

Deja un comentario