IF

, , , 5 Comments

Rudyard Kipling fue, además de todo un personaje, un magnífico escritor que nos ha legado varias obras más memorables … todas ellas impregnadas de una rara y valiosa mezcla de sabiduría, fantasía y lenguaje asequible e interesante para niños, jóvenes y adultos. ¿Por ejemplo? ¡Quién no recuerda El Libro de la Selva! O Kim de la India.

O, y éste es el motivo de escribir aquí sobre él, uno de los poemas más difundidos y profundos: IF. Muchas personas han regalado éste poema a sus hijos cuando éstos han cumplido edades cercanas a los 15 años, lo han leído juntos, y han comentado sus conclusiones. Yo lo haré con mis hijos cuando lleguen a esa edad.

Os dejo con una traducción del poema que me ha parecido razonablemente buena, si bien es un texto que debe de leerse de ser posible en idioma original pues está lleno de matices difíciles de trasladar, y por ello incluyo también la versión original. ¡Que lo disfrutes!

SI
Rudyard Kipling

SI
Puedes conservar tu cabeza, cuando a tu rededor
todos la pierden y te cubren de reproches;
Si puedes tener fe en ti mismo, cuando duden de ti
los demás hombres y ser igualmente indulgente para su duda;
Si puedes esperar, y no sentirte cansado con la espera;
Si puedes, siendo blanco de falsedades, no caer en la mentira,
Y si eres odiado, no devolver el odio; sin que te creas,
por eso, ni demasiado bueno, ni demasiado cuerdo;

SI
Puedes soñar sin que los sueños, imperiosamente te dominen;
Si puedes pensar, sin que los pensamientos sean tu objeto único;
Si puedes encararte con el triunfo y el desastre, y tratar
de la misma manera a esos dos impostores;
Si puedes aguantar que a la verdad por ti expuesta
la veas retorcida por los pícaros,
para convertirla en lazo de los tontos,
O contemplar que las cosas a que diste tu vida se han deshecho,
y agacharte y construirlas de nuevo,
aunque sea con gastados instrumentos!

SI
Eres capaz de juntar, en un solo haz, todos tus triunfos
y arriesgarlos, a cara o cruz, en una sola vuelta
Y si perdieras, empezar otra vez como cuando empezaste
Y nunca mas exhalar una palabra sobre la perdida sufrida!
Si puedes obligar a tu corazón, a tus fibras y a tus nervios,
a que te obedezcan aun después de haber desfallecido
Y que así se mantengan, hasta que en ti no haya otra cosa
que la voluntad gritando: ?persistid, es la orden!!?

SI
Puedes hablar con multitudes y conservar tu virtud,
o alternar con reyes y no perder tus comunes rasgos;
Si nadie, ni enemigos, ni amantes amigos,
pueden causarte daño;
Si todos los hombres pueden contar contigo,
pero ninguno demasiado;
Si eres capaz de llenar el inexorable minuto,
con el valor de los sesenta segundos de la distancia final;

Tuya será la tierra y cuanto ella contenga
Y -lo que vale más- serás un hombre! hijo mío!


IF
Rudyard Kipling

IF you can keep your head when all about you
Are losing theirs and blaming it on you,
If you can trust yourself when all men doubt you,
But make allowance for their doubting too;
If you can wait and not be tired by waiting,
Or being lied about, don’t deal in lies,
Or being hated, don’t give way to hating,
And yet don’t look too good, nor talk too wise:

If you can dream – and not make dreams your master;
If you can think – and not make thoughts your aim;
If you can meet with Triumph and Disaster
And treat those two impostors just the same;
If you can bear to hear the truth you’ve spoken
Twisted by knaves to make a trap for fools,
Or watch the things you gave your life to, broken,
And stoop and build ‘em up with worn-out tools:

If you can make one heap of all your winnings
And risk it on one turn of pitch-and-toss,
And lose, and start again at your beginnings
And never breathe a word about your loss;
If you can force your heart and nerve and sinew
To serve your turn long after they are gone,
And so hold on when there is nothing in you
Except the Will which says to them: ‘Hold on!’

If you can talk with crowds and keep your virtue,
‘ Or walk with Kings – nor lose the common touch,
if neither foes nor loving friends can hurt you,
If all men count with you, but none too much;
If you can fill the unforgiving minute
With sixty seconds’ worth of distance run,
Yours is the Earth and everything that’s in it,
And – which is more – you’ll be a Man, my son!

5 Responses to “IF”

  1. Marta Responder

    Hola J.Luis!acabo d leer “IF” y me enkanta como remo al q agarrarse y con el q remar cuando las aguas se vuelven arenas movedizas.Algunas d las aspiraciones me parecen casi heroicas pero supongo q plausibles si te las propones d verdad.Sin embargo,la ultima estrofa la veo imposible e incluso renida con la vida,d la q tb forma parte esencial el amor y,por tanto, el riesgo a sufrir.Como conseguir q un amigo no te haga dano?No entiendo ni practico la amistad sin entrega,ni la entrega con condiciones.Eso implica una dsnudez dl alma,una indfension con la q te muestras a tu amigo y q,al mismo tiempo, es lo q hace grande y plena la amistad y cualquier otra forma d amor intnso,no crees?.Sentir q puedes lanzarte al vacio es un subidon total!Me
    gustaria saber si voy por buen camino con esa vision tan absoluta de la amistad xq la pura verdad es q me llevo chascos,pero se me hace un mundo bajar la intensidad.Me habria kdado
    mas trankila si Mr.Kippling dijera “si consigues sobreponerte al dano d tus amigos..”.Para eso kiza no dberia sperar nada d ellos.Nada d nada?sin ser gandhi,ni Jesus…sino una simple mortal?como no crearse expectativas?En fin,gracias x llegar hasta aki y felicidades x ste blog d estares en busca de seres;-)

    • José Luis Montes Responder

      Hola, Marta, gracias por escribir con el corazón!

      Hay algunas de las cosas que dice el poema sobre las que he tenido que meditar para tratar de entender qué podría querer decir el autor (no olvidemos que es una traducción, y a veces se tergiversa con ello el original) y he encontrado que en general se aproxima bastante al pensamiento budista, que es el que yo más cercano siento.

      Sobre la última parte, claro, no puedo ofrecerte más que mi personal interpretación, por si te sirve de algo. Me gustaría poner sobre la mesa un elemento que creo que es clave: ¿para qué hacemos las cosas?. Y, reduciéndolo mucho a solo dos opciones: ¿las hacemos para dar o las hacemos para recibir?. Tengo comprobado que cuando hacemos algo para, en primer o en último término, recibir tenemos muchos números de estropear la cosa. Por ejemplo, si hacemos un favor esperando recibir un agradecimiento a cambio. Tenemos muchos números de no recibirlo, o de al menos no recibirlo en la forma o intensidad que esperábamos (ay, las expectativas!), y convertir el favor en una causa de enojo y malentendido. Es un ejemplo. Ahora, si haces el favor por el gusto y convencimiento de hacerlo, ya si luego recibes agradecimiento o no te es indiferente. Incluso si de tu favor se derivara que el otro se enfadara contigo, te sería igual pues tú has hecho lo que has hecho por una buena razón dentro de ti, y el resultado te es igual.

      Ahí está un punto clave: si hacemos las cosas porque creemos que son lo que debemos de hacer, nos importa la causa y no el resultado, entonces da igual lo que pase después, ¿no?. Pero si hacemos las cosas con la intención/expectativa de que ocurra algo concreto como consecuencia de lo que hicimos, entonces ni nuestras acciones pueden llegar a ser 100% “buenas” pues son interesadas, ni estaremos libres de sufrir por ellas pues nuestra alegría o sufrimiento no depende de causas internas (de lo satisfechos que estemos con las razones para hacer lo que hacemos) sino de causas externas que no controlamos: que el receptor tenga un mal día, que nosotros valoremos la acción en mucho y el receptor de la misma en menos, que haya un malentendido, etc.

      La amistad … ¿qué es?. ¿Y la entrega en la amistad?. ¿Qué es eso de “entrega con condiciones”?.

      La verdad es que en esto te puedo ayudar poco porque yo no consigo entender muy bien ni el amor ni la amistad a una persona o a pocas personas. Así, dicho en bruto suena un poco raro, ¿verdad?. Quiero decir que yo entiendo muy bien el deseo de que todos sean felices, el deseo de que nadie sufra, el hacer lo que esté en mi mano para que eso ocurra: que todos sean felices y que nadie sufra. Así que eso de entregar amor solo a la familia, o solo a 4 amigos, o solo a quienes nos entregan su amor a cambio, o solo a los que son blancos, o negros, o de nuestro pais, o de nuestras creencias, o que se llaman como nosotros o tienen el color del pelo nuestro … no lo acabo de entender muy bien. Los límites en el amor me cuesta entenderlos. Y lo de ofrecer lo mejor que llevo dentro con la condición de que también me lo ofrezcan o de que me den algo que necesito/quiero (agradecimiento, por ejemplo) me parece una vía hacia el dolor. Luego, la práctica diaria puede estar siempre en consonancia con esto o no, pero el convencimiento de que el camino es éste del amor sin límites y sin expectativas a cambio … ese sí que lo tengo.

      Y es así como entiendo yo la estrofa de IF: si haces lo que sientes que debes de hacer, si entregas tu amor a los amigos (a los millones de amigos) sin esperar a cambio que ellos te devuelvan “equis”, entonces ¿quien puede dañarte?.

      Oye, me gusta mucho tu frase sobre mi web … esa de “estares en busca de seres”, ¿la puedo usar? Me parece genial! Gracias! :)

      • Marta Responder

        Hola de nuevo!
        Antes de nada 2 cositas:
        ¡Claro que puedes usar lo de seres y estares! Además, seguro que brotó después de haber leído tu blog.
        Claro que hablo con el corazón; si no, ¿qué sentido tendría haber empezado esta conversación?? Pero os doy las gracias a ti – y a Rosa de Alejandría- por darme pistas para añadir CONSCIENCIA porque esa parece ser la gran clave. A partir de ahí, también creo que dais en el clavo con el peligro de “las expectativas”. Todo me ha resultado muy útil para analizarme con honestidad y entender por qué doy y, con gran alivio para mi, me ratifico en que no lo hago por recibir a cambio sino porque siempre me ha satisfecho más que recibir y más aun si es a alguien amado. Esperar contrapartidas es crearte tus propias cadenas y, al final, tu propia desgracia porque, además, el otro nunca será la imagen que una misma se ha podido construir de él, y que él – ¡encima!- no tiene por qué conocer, así que las expectativas son una fuente de frustración que se vuelven contra uno mismo. También me ha ayudado a ver claro el matiz que diferencia expectativa de ilusión.

        Sin embargo, y contestando a tu pregunta “¿quién puede dañarte?”, creo que, independientemente de expectativas o de reciprocidades, puede hacerte mucho daño quien demostró quererte y deja de hacerlo o, cuanto menos, deja de demostrártelo ¿no os parece? ¿O también es caer en la trampa de las expectativas extrañarse, echar de menos algo gozoso que existio como una constante y que de repente desaparece?
        A medida que os escribo voy viendo más y más claro que igual que la opacidad en la que se crean las expectativas es un obstáculo, también lo es no comunicar suficientemente. Como mínimo eso nos permitirá salir de la incertidumbre y, como reza IF, “…agacharte y construir de nuevo…” o “…empezar otra vez como cuando empezaste
        Y nunca mas exhalar una palabra sobre la perdida sufrida!
        Si puedes obligar a tu corazón, a tus fibras y a tus nervios,
        a que te obedezcan aun después de haber desfallecido
        Y que así se mantengan, hasta que en ti no haya otra cosa
        que la voluntad gritando: ?persistid, es la orden!!?”

        IF, entre otras cosas, es un canto a la fortaleza propia desde el espacio creado por uno mismo, desde el que dar, amar sin límites y estoy de acuerdo contigo en que es el buen camino, pero -con humildad y todo mi respeto por Mr. Kippling – ¿no creéis que ese bastión adolece de camino de entrada? Eso sí, diferente del de salida porque ya sabemos que no se trata de esperar contrapartidas. De momento, sigo encontrando IF muy valioso pero incompleto como enseñanza para encontrar el equilibrio interior y rico en la convivencia. ¡¡Recibir también tiene su miga!! En fin, supongo que ese no era el objetivo de Kippling cuando escribió IF para su hijo. ¿Alguna sugerencia de escrito para meditar sobre “recibir”?, ¿y alguna guía con claves que anexar a IF? Digo para dar unas pistillas a su hijo sobre cómo conseguir llevar a la práctica todo lo que le desea su padre ;-) )

        Todo esto me hace pensar en el tema de Nina Simone “I wish I knew how it would feel to be free”. Tiene que ver con las ataduras que nosotros mismos nos creamos.

        Un abrazo, gracias y buen fin de semana!

        Marta

        • José Luis Montes Responder

          Marta, necesito tiempo para desmenuzar todos los detalles y matices que enriquecen tus comentarios, y corresponder así desde el mismo respeto y esfuerzo que tú pusiste en escribirlos.

          Pero de entre ellos, me gustaría entresacar para darle relevancia al tema de los apegos, y especialmente relacionándolo con los afectos. Preguntas sobre extrañar los afectos perdidos … lo cual me parece natural y entendible, ¡mucho!, pero no sano ni real. Primero, porque si nos esforzamos en vivir el ahora, el momento presente, parece una pequeña tortura sin sentido desperdiciar o llenar de dolor un momento presente por la falta de algo que es pasado, ¿no?. Lo pasado ya no existe, así que si lo traemos al ahora, al momento que sí existe, ¿no tiene más sentido hacerlo para extraer un aprendizaje o para generar alegría, más que para que lo que ya no es sea fuente de sufrimiento?. Traerlo al ahora no deberíamos hacerlo, pues entonces el pasado que ya no existe tapa el presente que es lo único que és, pero puestos a “que tape” mejor para bien! :) .

          Pero, además, que alguien nos conceda su afecto en un momento equis no significa que le podamos ni cargar con la obligación de dárnoslo ya siempre, ni con la esclavitud de no moverse de nuestro lado para que su afecto no nos falte. Tiene que ver con la libertad de todos los seres, y en concreto con la de los seres amados. Debemos amarnos en libertad, lo cual significa también que hoy recibo tu amor y lo disfruto en presente, y mañana quien sabe si lo recibiré porque eres libre de dármelo … razón de más para disfrutarlo ahora que puedo, porque mañana está por ver, todavía no existe y está lleno de incerteza.

          La única certeza es que todo cambia. Entendámoslo y aprendamos a vivir con ello :)

          Un abrazo grande, Marta, qué bueno completar aquí nuestra relación “en el mundo solidario”! :)

  2. Rosa de Alejandria Responder

    Hola Marta y Jose Luis,

    GRACIAS antes que nada. Que enriquecedor resulta cuando lo que lees es lo que sientes pero no sabias como traducirlo en palabras!.

    Entiendo la entrega sincera en el amor y en la amistad, que no deja de ser un acto de amor, como una entrega en la que desnudo mi alma y eso puede hacerme sentir mas vulnerable a las reacciones de los demas. Sin embargo, estoy de acuerdo con Jose Luis en que la unica manera de no sentir esa vulnerabilidad es dar sin esperar nada a cambio, sin expectativas, sin apegarse a lo que desearias recibir a cambio. Dificil?. Desde luego cuando he llevado tantos años actuando con un patrón automático e inconsciente de dar para recibir. De dar para sentirme vista y querida. Cuando por fin tomé conciencia de desde donde daba, todo empezó a cambiar no solo para mi sino tambien para mi entorno. Nadie dijo que era fácil y ahi sigo, desde la conciencia que me permite cambiar el piloto automatico poquito a poquito. Cada vez que lo consigo, es tan gratificante!! Y ahi ando, soltando mi lastre de “pensasientos automaticos” para ser un poquito mas feliz desde esa maravillosa conciencia.

    Gracias por tus reflexiones Jose Luis, personalmente me son muy utiles. Y me ayudan mucho.
    Un fuerte abrazo para todos
    Rosa

Deja un comentario