Lucha por tu sueño

Cuando he sentido que no podía más, he cerrado los ojos y he imaginado que mi sueño estaba diez centímetros más allá de donde estaba dispuesto a caer rendido … y he seguido adelante. Y muchas veces estaba ahí, esperándome.

 

 

 

Deja un comentario

Debes identificarte para publicar un comentario.